Cáncer de pulmón ¿Qué opciones de tratamientos hay?

El cáncer de pulmón es una de las formas más comunes y graves de cáncer. Existen diversos tratamientos disponibles, y la elección del tratamiento adecuado depende de varios factores, como el tipo de cáncer de pulmón, la etapa del cáncer, la localización del tumor y si se ha diseminado a otras partes del cuerpo.

Se clasifica principalmente en dos tipos: cáncer de pulmón de células no pequeñas (CPCNP) y cáncer de pulmón de células pequeñas (CPCP). El CPCNP es el tipo más común y representa alrededor del 85% de los casos, mientras que el CPCP es menos común, pero tiende a crecer y diseminarse más rápidamente.

La cirugía es una opción viable, especialmente en las etapas iniciales del cáncer de pulmón de células no pequeñas. Implica la extirpación del tumor y, a veces, de una parte, del pulmón. Este tratamiento puede ser curativo si el cáncer no se ha diseminado. La radioterapia utiliza radiación de alta energía para destruir las células cancerosas. Puede ser una opción primaria o complementaria a la cirugía y la quimioterapia, dependiendo del tipo y la etapa del cáncer. Es particularmente útil para reducir tumores y aliviar síntomas.

La quimioterapia utiliza medicamentos para destruir células cancerosas. Puede administrarse sola o en combinación con otros tratamientos. Es comúnmente utilizada para tratar tanto el cáncer de pulmón de células no pequeñas como el de células pequeñas, especialmente si se ha diseminado. La inmunoterapia es un tratamiento que estimula el sistema inmunológico del cuerpo para combatir el cáncer. Ha mostrado ser efectiva en algunos pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas, especialmente aquellos con tumores que tienen ciertas características genéticas.

Las terapias dirigidas atacan mutaciones genéticas específicas en las células cancerosas. Son especialmente efectivas en algunos casos de cáncer de pulmón de células no pequeñas. Los oncólogos pueden realizar pruebas genéticas para determinar si este tratamiento es adecuado para tu caso. Los estudios clínicos ofrecen acceso a nuevos tratamientos que están en fase de investigación. Participar en un estudio clínico puede brindar la oportunidad de recibir tratamientos innovadores que aún no están disponibles de manera generalizada, pero también implica ciertos riesgos.

Determinar el mejor plan de tratamiento para el cáncer de pulmón requiere una evaluación exhaustiva por parte de un oncólogo. Factores como el tipo de cáncer, la etapa de la enfermedad, la salud general del paciente y las características específicas del tumor juegan un papel crucial en la elección del tratamiento. Es fundamental hablar con tu oncólogo para entender todas las alternativas disponibles y tomar una decisión informada sobre el tratamiento del cáncer de pulmón. Tu oncólogo puede proporcionarte una guía personalizada y recomendar el enfoque más adecuado para tu caso específico.